¿CÓMO ESCOGER LA TINTA PARA SU IMPRESORA?

IMP

¿Son más económicos un barril de petróleo, un perfume Chanel N° 5 o un tratamiento antiarrugas de Lancome que la tinta para la impresora? En unos casos, sí.

La impresora es, en algunos hogares, un equipo olvidado que reposa en la biblioteca al lado del computador. Las más afortunadas son las multifuncionales que a veces son utilizadas por su escáner o su fotocopiadora.

No obstante, también hay lugares donde siguen siendo imprescindibles para imprimir un trabajo escrito, un recibo de pago o cualquier otra información que sea obligatoria tener en papel, porque hoy hasta el pasabordo de las aerolíneas se presenta en el teléfono inteligente.

El desuso en el que han caído algunos de estos equipos tiene un causante: la tinta. Que ese líquido se agote puede ser un pronóstico del fin para muchas de ellas porque sus dueños, en ocasiones por malas asesorías, adquieren la impresora equivocada y no están dispuestos a asumir el costo de la recarga de los cartuchos, que son necesarias en un tipo de impresora en particular, las de inyección, en general las más económicas del mercado, desde 125.000 pesos en adelante, dependiendo del fabricante y del modelo.

Las de inyección están dirigidas a hogares donde no se imprime de manera constante. Según Camila Márquez, gerente de mercadeo de la línea B2B de Samsung Colombia, estas “utilizan inyectores minúsculos que depositan tinta líquida en la superficie del papel”.

Maira Alejandra Quintero gerente de El punto de la impresora, que comercializa y hace mantenimiento de estos equipos, dice que el negocio ahora no es vender impresoras, sino los suministros. Un cartucho de color o blanco y negro, cuesta 35.000 pesos. Su recarga se hace por 10.000, sin embargo, Maira cuenta que su rendimiento es más bajo, es decir que se consiguen menos impresiones, en promedio unas 110 por carga. Si quiere que le rinda más, la mejor opción es un cartucho XL que cuesta 65.000 y su recarga también vale 10.000.

Para Maira, el error que cometen algunos usuarios con los cartuchos “es que les sacan hasta la última gota” o los dejan de usar por mucho tiempo, y eso puede traer como consecuencia que se inhabiliten para recargarlos. “Debe hacerse cuando la impresora lo solicite”.

Las ahorradoras

John Romero Amaya, gerente de producto de la línea de impresoras y escáneres para Epson Colombia, señala que en la gama de impresoras de inyección de tinta están las de cartucho y las EcoTank, que reduce hasta un 70% los costos de impresión.

“Viene con una botella de 70 mililitros (ml) que en promedio permite imprimir 4.000 hojas si es en negro y 6.500 en color, que equivale a unas 8 y 13 resmas de papel”, cuenta Romero. Entonces, mientras un cartucho normal alcanza para 5 mil copias y cuesta 35.000 pesos, las botellas para las EcoTank pueden encontrarse desde los 40.000 pesos y tienen 70 ml; sin embargo, por incorporar este sistema, el costo de esas impresoras es más elevado, más o menos desde los 600.000 pesos.

La tinta de polvo

Además de los equipos de inyección, que funcionan con tintas elaboradas de pigmentos vegetales, hay otro tipo de impresoras: las de láser, cuya tinta también está hecha de pigmentos pero que fueron triturados y convertidos en polvo.

Camila Márquez explica que las impresoras de láser “utilizan cargas eléctricas para crear la imagen, y usan tinta en polvo que luego es fusionada a través del calor para permanecer en la superficie del papel”.

El funcionamiento de ellas es parecido al de una fotocopiadora; contiene un tóner (no cartuchos), que es donde se acumula el polvo, y según Maira la recarga es desde 40.000 pesos y el cambio de tóner desde 130.000.

La vocera de Samsung aclara que las tecnología de inyección y de láser son distintas, así como el volumen y la velocidad de impresión de estos dos tipos de equipos, “las impresoras de tinta están diseñadas para volúmenes de impresión menores a 1.000 páginas mensuales y tienen una velocidad inferior a las de láser, que están hechas para soportar más impresiones”.

Es por eso que Maira, de El Punto de la Impresora, asegura que las de láser son sobre todo para empresas, y para el hogar prefiere recomendar las de inyección.

¿Aún se venden?

La experiencia en su negocio le ha dejado como conclusión a Maira que la comercialización de suministros ahora los mantiene en pie. No obstante, una investigación de Data Corporation (IDC) concluye que el volumen de páginas impresas ha aumentado el 3,3% en los últimos ocho años.

Camila Márquez señala que aunque no es un crecimiento significativo, destaca el cambio que han tenido las maneras de imprimir. Comenta que en ese mismo rango de tiempo se incrementó la impresión desde dispositivos móviles en un 28%, “eso indica que las personas aún necesitan impresoras y las siguen usando”. Para ella, las impresoras han evolucionado junto con los dispositivos móviles y Samsung, como otras marcas, ha incorporado en sus impresoras conectividad Wi-Fi para facilitarles a los usuarios su uso.

John Romero Amaya, de Epson, también cree que la tendencia de impresión se mantiene. Para él, todos los usuarios tienen alguna vez la necesidad de imprimir algo y el miedo al costo que representaba tener una impresora en casa se ha ido perdiendo con el avance que han tenido estos equipos permitiendo un ahorro mayor.

Sobre esa evolución de las máquinas, el portal tecnológico Xataca anota que antes los fabricantes vendían cartuchos que reemplazaban parte del sistema de impresión.

“Cada cartucho venía con su sistema de inyectores. Esto acababa dotando de una larga vida las impresoras aunque hacía decrecer los beneficios de las compañías de impresión frente a un mero contenedor minúsculo de tinta con un pequeño sensor para indicar el nivel. En los modelos actuales los inyectores están integrados en la impresora y han diseñado un sistema de limpieza de cabezales que las impresoras ejecutan en cada puesta en marcha para evitar problemas”, señala la web.

Hoy en día las opciones de ahorro con que cuentan estos equipos son variadas y todas buscan beneficiar al usuario. Una de ellas es la impresión en ambas caras de la hoja que además promueve el ahorro de papel, que también es un costo a contemplar a la hora de imprimir.

Otras funciones de ahorro son las de impresión en un tipo de modo borrador, cuando se trata de documentos para leer o desechar u otras que buscan alargar la vida útil del tóner o consumir la menos cantidad de energía posible.

Recomendaciones útiles si tiene presente una próxima compra de impresora.